La importancia de la refrigeración en el sector farmacéutico

A través de la generación de frío se elimina el calor de procesos o materiales a gran escala, disminuyendo la temperatura hasta un valor deseado. Esto es de suma importancia para multitud de sectores que desarrollan sus productos o procesos a baja temperatura, o necesitan mantenerlos en condiciones óptimas. 


En concreto, para la industria farmacéutica, la generación de frío permite trabajar en las condiciones estrictas necesarias que garanticen el éxito y eficiencia de sus procesos productivos. No solo necesitan una adecuada filtración y esterilización de entornos cerrados, como salas blancas, sino que también deben controlar la temperatura para conservar los principios activos y asegurar la estabilidad de los procesos.


De hecho, esta industria se ha convertido en protagonista de la actualidad debido a las recientes vacunas lanzadas por Pfizer-BioNTech y Moderna para combatir la pandemia de la Covid-19. Para estas compañías, la generación de frío no solo ha sido fundamental para la investigación y el desarrollo de las esperadas vacunas, sino que también está siendo primordial para su fabricación y distribución en los diferentes países que las están adquiriendo. 

 

Por eso, el sector del frío industrial comparte protagonismo con la industria farmacéutica, ya que se vuelve esencial para que la vacuna pueda distribuirse con éxito en cada uno de los puntos donde es necesaria. Sin embargo, aborda un gran desafío a la hora de cumplir con las condiciones requeridas por las diferentes compañías farmacéuticas.

  

En el caso de la vacuna de Moderna, esta debe enviarse a -20ºC y almacenarse a esa misma temperatura durante seis meses. Una vez descongelada, puede ser guardada en un refrigerador con una temperatura entre 2ºC y 8ºC durante un máximo de 30 días.


Por otro lado, la vacuna de Pfizer-BioNTech requiere unas condiciones aún más extremas, ya que debe mantenerse a una temperatura de -80ºC. Una vez conservada en una nevera –también entre 2-8ºC-, tendrá que ser administrada en un máximo de cinco días. 


Por este motivo, uno de los desafíos más importantes es el de no romper la cadena de frío durante el transporte y almacenamiento de las vacunas, manteniendo un control eficaz sobre la temperatura.

Durante el transporte en los camiones frigoríficos, es fundamental mantener un preciso control de la temperatura y ser ágiles durante todo el proceso de envío y manipulación, teniendo especial cuidado en épocas estivales o zonas del sur, donde las temperaturas son más altas. 



Las empresas de transporte deben asegurar una temperatura adecuada hasta la llegada al punto de destino de las vacunas, ya que una subida de grados puede suponer el desperdicio de todo el lote transportado. Algo crítico en medio de la actual crisis sanitaria. 


Una vez hayan llegado los camiones frigoríficos a los puntos finales de entrega, como centros de salud u hospitales, se debe seguir asegurando el mantenimiento de la cadena de frío en estos lugares. 

Aunque, en el caso de Pfizer-BioNTech se ha intentado facilitar el mantenimiento de las temperaturas extremas que requieren sus vacunas, mediante una solución diseñada para la conservación a -80ºC, las empresas instaladoras jugarán un papel fundamental para que la cadena de frío no se rompa. 


Deberán ofrecer un servicio excelente y dar una respuesta rápida ante cualquier caso de posible avería, ya que la pérdida de frío en el lugar de almacenaje puede poner en riesgo la conservación de las vacunas.


Las soluciones de Grupo Cartés para el sector de frío industrial.

Con un recorrido de más de 50 años, en Grupo Cartés hemos alcanzado un alto conocimiento en filtración y tratamiento de materia en cualquier estado, circunstancia y medio. 


Esto nos permite ofrecer todo nuestro expertise e información recopilada durante este tiempo y ponerla al servicio de los profesionales que cuenten con sistemas de refrigeración para garantizar, de este modo, una excelente gestión de sus recursos y mejores rendimientos de sus procesos.


Con el objetivo de garantizar la fiabilidad de los sistemas de frío y mejorar su eficiencia energética, desde Grupo Cartés damos un paso más a la hora de ofrecer una solución a este sector, proporcionando un servicio de estudio y redimensión de filtros y sistemas completos. 


Además, el amplio conocimiento del sector de frío industrial por parte de los técnicos del grupo es equivalente al de primeros equipos, para los que también fabricamos, con el añadido de un servicio de excelencia, diferenciador y con la cercanía que construye y sustenta relaciones de colaboración a largo plazo.


Para dar respuesta a las necesidades de inmediatez de los profesionales que trabajan con frío industrial, contamos con un amplio stock de filtros, distribuido en cuatro almacenes por toda España –Madrid, Cataluña, Andalucía y Galicia–. En este stock se pueden encontrar las principales marcas en filtración de frío con la mayor calidad y eficiencia de funcionamiento, así como los cruces de referencias equivalentes necesarios para un correcto y ágil suministro, a través de un catálogo específico de aplicaciones de frío industrial.


Si es necesario, colaboramos con el profesional en la configuración de un stock personalizado, adaptado a sus demandas, que permitirá reducir el gasto en inmovilizado y, sobre todo, disponer del filtro necesario en el momento exacto que se precise, y a precios muy competitivos.


Además de las marcas especializadas Step Industrial Filters y Aldair Industrial Filtration, suministramos también elementos y carcasas de otros fabricantes de primer equipo presentes en el mercado de la refrigeración industrial, tales como FILTRATION GROUP (MAHLE), MP FILTRI, CASTEL y DANFOSS. Al mismo tiempo, se encuentra disponible una amplia gama de referencias para los diferentes fabricantes, así como la capacidad para producir elementos filtrantes personalizados. 


Con las soluciones adecuadas, es posible reducir los gastos de mantenimiento hasta en un 60% mediante acciones que repercuten en ahorros energéticos (al reducir el número de paradas de la maquinaria), en la prolongación de la vida útil de los equipos y en una mejor gestión de los stocks. De esta forma, el profesional consigue maximizar la eficiencia a través del óptimo rendimiento del compresor de frío, y asegurar la fiabilidad de los sistemas, logrando incrementar la productividad, la rentabilidad y la estabilidad de los procesos.

Descubre otras soluciones de Grupo Cartés

Queremos estar a tu lado

En Grupo Cartés estamos comprometidos con el trabajo que realizas, por eso, queremos ofrecerte los mejores contenidos relacionados con la filtración para ayudarte mejorar la eficiencia y, por tanto, los costes asociados al mantenimiento de cualquier tipo de industria. 

¿Te gustaría estar al tanto de cómo puedes mejorar tu industria?

Si ya nos conoces también puedes ayudarnos